cropped-libro-y-nic3b1a-dentro2
“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.” Proverbio hindú.

Ha llegado el momento de decírtelo. Nunca me creí capaz de hacer esta confesión, incluso he intentado que las cosas no fueran de esta manera… pero, pero… ¡No puedo ocultarlo más! Estoy enamorado de ti.

Sí, lo sé, éste no es el curso que debía tomar la historia. De hecho, puedo adivinar la perplejidad con la que tus ojos abiertos de par en par releen estas líneas intentando encontrar la errata o el chiste. Pero no, lamento decirte que no bromeo, ¿cómo podría? Conoces mi vida entera, sabes lo que pienso en cada momento e incluso puedes intuir los actos que suceden a un punto y aparte. ¡Válgame dios, sí soy como un libro abierto! ¿Hay algún capítulo de mi vida que deba contarte? Yo en cambio, apenas conozco tu nombre, el movimiento de tus iris de izquierda a derecha al leer y la suavidad de tus dedos pulgar e índice cuando pasan las páginas con suma delicadeza. Y sí, a pesar de no saber nada más de ti, me has enamorado. Estoy malacostumbrado a ser el centro de atención todas las noches antes de que te vayas a dormir, también durante las tardes de lluvia cuando sólo una taza de café y yo somos capaces de hacerte feliz o cuando vas en metro al trabajo y sientes que el trayecto es demasiado corto porque llegados a “Ópera” nos vemos obligados a cortar la comunicación. Una comunicación que fluye unidireccionalmente por hojas de papel reciclado en las que todo mi mundo está impreso. Sé que formo parte de un ejemplar más de cuantos haya en todo el planeta y que millones de personas han quedado seducidas por mi encanto, pero sólo una ha sido capaz de cautivarme: tú.

Estoy dispuesto a arriesgarme y rebelarme en contra de mi creador, con tal de hacerte llegar este mensaje antes de que leas la palabra “fin”. No me hacen falta precuelas ni secuelas, mi historia debe acabar aquí y comenzar de nuevo en ti. Soy consciente de que vivimos en dimensiones paralelas y no existen puentes que unan la realidad con la ficción. Cómo quisiera que te convirtieras en mi acompañante, mi confidente y juntos pudiéramos vivir todas las aventuras que la pluma y el papel nos aguarda, pero entiendo que tú dispones de las riendas de tu vida y yo, en cambio, no. Sólo soy un personaje, el protagonista de un libro más de cuantos se hayan escrito. Ni siquiera estoy seguro de mi calidad, pues en contra de todo pronóstico me he ido a enamorar de un lector y seguro que esto le cuesta el premio Nobel a mi autor. ¡Qué injusta es la vida de un ser humano literario! A uno le crean, le proporcionan una historia, le dan magia y luz a su alma, carisma, pero siempre, siempre está sujeto a la voluntad del escritor. De ese tirano que desahoga su frustración personal creando ilusiones falsas a sus preciados “hijos”… ¡Qué descaro tienen al bautizarnos así! ¿Quién cortaría las alas a una prolongación de su ser? Ningún hombre en su sano juicio.

Heme aquí harto de tanta injusticia, intentando evitar por todos los medios que llegues al final, cierres el libro y me vuelvas a dejar en el estante mohoso de la Biblioteca Municipal, con el corazón roto y resignado a aceptar que entonces te buscarás a otro que te haga levantar los pies del suelo por unas horas. El amor, dicen, suele ser fugaz, pero el mío, aunque sea platónico, permanecerá por los siglos de los siglos porque ya está escrito. Pasaré a la historia como el personaje que se negó a aceptar su destino, declaró su amor por el lector y terminó el libro con un final abierto.

¿Te quedarás conmigo?

Diana Fe ©

2 comentarios en “Encadenado a las palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s