Polis y cacos

Escondido detrás del viejo roble, el ladrón empuñaba el arma con fuerza preparado para disparar a cualquiera que se interpusiera en su camino. Al oír los pasos de los policías se agazapó y se ocultó entre la maleza. Aunque no les veía sabía que andaban cerca, al acecho… Conocía su astucia de anteriores ocasiones, pero…